Como ya comentamos en un post anterior, es comúnmente extendida la idea de que la primera aplicación de realidad aumentada la desarrolló Tom Caudell en Boing, concretamente en el proceso de cableado eléctrico. Por eso resulta curioso que, a pesar de ser el mundo industrial el primero en utilizar las aplicaciones de realidad aumentada, ésta no se haya instaurado de manera sistemática en todas las industrias.

La realidad aumentada consiste en ofrecer información digital superpuesta a la visión real. El gran auge de los dispositivos móviles ha hecho posible que este tipo de tecnología esté disponible en cualquier momento y lugar, gracias a la inclusión de las cámaras digitales y del aumento de la capacidad de procesamiento de los mismos.

El sector industrial puede utilizar esta tecnología de muchas maneras:

Formación:

En formación, por ejemplo para formar a operarios, o para reducir errores en las tareas de mantenimiento, gracias a la inclusión de textos indicativos de las acciones a realizar, o de elementos gráficos que apoyen las explicaciones, audios o incluso vídeos. Para ello es posible apoyarse en las google glasses o simplemente en un dispositivo con cámara.

En estos vídeos podemos ver un ejemplo claro de su uso:

 

Marketing:

En marketing, siendo posible realizar presentaciones en 3D de elementos difíciles de entender o de explicar, y mostrar prototipos aún en fase de desarrollo o sin desarrollar, lo que permite ahorrar costes de fabricación y consigue una mayor interactuación entre el cliente y el vendedor.

Aquí tenemos otro ejemplo de las posibilidades de la realidad aumentada en el marketing industrial:

 

Optimización:

La realidad aumentada se puede usar también para comparar datos digitales provenientes de previsiones con datos reales provenientes de desarrollos reales encontrando así las diferencias entre las dos fuentes, lo que permite, de nuevo, ahorrar costes y reducir errores.

 

Mantenimiento:

Otra posibilidad consistiría en obtener lecturas de datos útiles de la maquinaria en el mismo momento en que visualizan. Esto permitiría detectar en el momento posibles fallos de la máquina y proceder a su inmediata reparación. La industria eólica y solar ya han empezado a utilizar este tipo de dispositivos.

 

Interacción:

Además, el mencionado auge de los dispositivos móviles hace que cualquier usuario con un smartphone pueda descargar una app y recibir información acerca del proyecto realizado en la industria, lo cual no sólo promociona a la empresa sino que también podría permitirle conseguir más financiación o interactuar con los usuarios recibiendo información de ellos y dándosela a su vez.

Por último debemos destacar que la realidad aumentada ya se ha implantado en diversos subsectores industriales tales como fabricantes de maquinaria, joyería, electrónica, mantenimiento,…, pero también en campos de ingeniería aplicada a la medicina.

Los estudios realizados por universidades y escuelas de ingenieros demuestran el interés creciente por estas tecnologías, y aunque aún existen dificultades técnicas y económicas que hay que superar, el abaratamiento de las herramientas usadas para el desarrollo de estos procesos va a permitir una gran expansión de su uso en los próximos años. Para obtener más información de cómo la realidad aumentada le puede ayudar en su industria, no dude en ponerse en contacto con nosotros rellenando nuestro formulario.