Mediante realidad virtual se pueden crear escenarios inmersivos de apariencia real que permiten al usuario tener la sensación de estar presente en ellos. Sus aplicaciones se han extendido a muchos campos, como la medicina, la arqueología, educación, la creación artística, el entrenamiento o las simulaciones.