El advergaming es la práctica de crear videojuegos para publicitar una marca, producto o servicio de una manera original, diferente y entretenida.

El término advergame fue acuñado por Anthony Giallourakis en enero de 2000 y es la unión de las palabras en  inglés advertising (publicidad) y game (juego).

El actual éxito del advergaming es debido a que el perfil de los jugadores de videojuegos ha cambiado radicalmente en los últimos años.  Sirvan como ejemplo los dos siguientes gráficos en los que podemos ver cómo las franjas de edad se han igualado enormemente, al igual que por género.

Jugadores de videojuegos según su edad
Jugadores de videojuegos por género

Hoy en día podemos encontrar gente que juega a videojuegos de cualquier edad, tanto hombres como mujeres.

Y además lo hacen a cualquier hora del día, aprovechando tiempos muertos, como cuando hay que viajar en transporte público, esperar a alguien, o para evitar ver los tediosos anuncios en televisión, entre otros muchos ejemplos. Esto es posible gracias al auge de los dispositivos móviles y sus tiendas de aplicaciones como App Store, Google Play, Windows Phone Store…

El número de descargas de aplicaciones crece sin parar, en el mundo se realizan cerca de 50 descargas de aplicaciones por segundo.

Las redes sociales como Facebook también han ayudado mucho a la expansión de los videojuegos. La cuarta parte de los usuarios de Facebook juegan al menos a un juego mensualmente, esto es ni más ni menos que 375 millones de personas, y se consigue una gran viralidad ya que muchos envían solicitudes invitando a sus amigos a participar en estos juegos, 757 millones de solicitudes son enviadas diariamente según datos de la compañía de Mark Zuckerberg.

Con este gran potencial que tienen los videojuegos, cada vez son más las marcas que apuestan por el advergaming como herramienta de marketing.

Con el advergaming conseguimos los siguientes beneficios:

  • Multiplicar la presencia de marca fuera de los canales habituales (televisión, prensa, radio…), cada vez más a la baja. Y aprovechar de este modo las oportunidades que nos traen nuevos medios como los dispositivos móviles y redes sociales.
  • Efecto viral. Contamos a nuestros amigos y familiares lo que consideramos que está bien, lo que nos divierte y nos gusta, de este modo se consigue unir rápidamente al advergame a un gran número de usuarios, y con las redes sociales logramos aumentar aún más este efecto viral.
  • Potenciar los aspectos positivos de tu marca, producto o servicio.
  • Dejar que sea el usuario quien nos elija, será su elección jugar a nuestro advergame, de este modo se consiguen muchos mejores resultados.
  • Podremos crear un vínculo emocional con el consumidor y fidelizarlo, conseguimos una mayor interacción con el cliente y de este modo nos recordará la próxima vez que necesite alguno de nuestros servicios.
  • Una gran rentabilidad. Se consigue una relación óptima entre coste y beneficio. Hay estudios que han demostrado que un advergame es igual de efectivo que un anuncio en televisión de 30 segundos, y por supuesto mucho más económico.

Con todas estas razones, ¿a qué esperas a tener tu advergame? Si quieres conocer mejor lo que el advergaming puede hacer por tu empresa, ponte en contacto con nosotros, estaremos encantados de explicarte mejor todas las opciones que existen.